Tras la limitación a 110, el consumo de carburante ha aumentado un 10% respecto los meses anteriores

Varios
viernes, 29 de abril de 2011

En un artículo anterior comentaba que los cálculos que se habían realizado para justificar la limitación de velocidad a 110km/h eran incorrectos (incorrectos no en el sentido de hacer hipótesis voluntariosas o extrapolaciones exageradas, no... eran incorrectos por contener sumas o multiplicaciones erróneas...). El ahorro teórico no era ni del 15%, ni del 6%, ni del 3%... era sólo del 0,21%, según las hipótesis del propio ministerio. Es decir, el posible efecto que pueda tener la medida pasará necesariamente inadvertido.

De hecho, ya se han hecho públicos los primeros datos de consumo de carburante del mes de marzo, y –oh, sorpresa- son superiores a los de enero y febrero. En concreto, ha crecido un 11% respecto enero, y un 9% respecto febrero:

Datos de consumo durante el 2011 obtenidos de cores.es

Este aumento tan pronunciado en marzo no es ni mucho menos habitual. Ni en 2009, ni en 2008, los datos fueron tan malos, por ejemplo. Y no me suena que en aquella época se tocase el límite de velocidad.

Si es tan eficaz la medida, ¿Por qué ha aumentado el consumo en marzo respecto los meses anteriores? ¿Por qué?

En este caso, Miguel Sebastián ha preferido compararlo con los datos de marzo del 2010, y todos los medios han recogido el dato para afirmar que “El límite de 110 km/h reduce casi un 8% el consumo de carburantes en marzo”. Aunque el dato sea cierto, es absurdo atribuírselo a esta medida. Es necesario mirar los datos con más detalle.

Gráfica con la evolución del consumo de carburante desde el 2007 según los datos facilitados por CORES

Los datos los he tomado de CORES, y he preparado un Excel que recoge la información desde el 2004. En la gráfica se ve que el dato de marzo del 2011 (el último repunte) no supone una variación significativa respecto los datos anteriores. De hecho, en cualquier caso, es ridículo atribuir esta variación interanual del 7,9% a lo de los 110, fundamentalmente por 3 motivos:

  • Estos números incluyen el consumo nada despreciable de camiones y otros vehículos que no se ven afectados por la nueva limitación.
  • Sólo una pequeña porción del consumo correspondiente a turismos corresponde a tramos donde se puede circular a 110km/h
  • Y la diferencia de consumo entre 120km/h y 110 km/h es pequeña. No lo digo yo. Lo dice el nada sospechoso departamento de Energía del gobierno americano, y multitud de estudios.

Habrá que buscar otras causas para justificar la disminución interanual. ¿Será la tendencia que se arrastra desde 2007 con la crisis económica y de empleo y que ya ha provocado un descenso del consumo del 10%? ¿Afectará el hecho de que el inicio de la Semana Santa fuese en Marzo? ¿Podría tener algo que ver las nevadas y apagones de marzo del 2010? No lo sé. Pero atribuírselo a los 24 días de marzo en que se ha aplicado la nueva reglamentación es igual de razonable que atribuírselo al accidente de Fukushima, que también ocurrió en Marzo.

Post hoc ergo propter hoc

ACTUALIZACIÓN:

¿Sabéis cómo han calculado el dato de que se han ahorrado 177.000 ktep gracias a las medida? ¡Agárrense!

Según la nota de prensa, ese supuesto ahorro se obtiene de la diferencia entre la previsión que hicieron y el dato real. Tal cual. Es decir, en lugar de asumir que se equivocaron en la previsión, lo atribuyen todo al éxito de la medida.... Copio de la nota de prensa:

La fuerte caída del consumo de carburantes en el mes de marzo se debe fundamentalmente a las medidas aprobadas por el Gobierno en materia de ahorro y eficiencia energética a principios de marzo. En concreto, la limitación de velocidad hasta los 110Km/h está detrás de esta reducción en el consumo de carburantes.

Para estimar la parte de la caída que obedece al efecto de esta medida, se ha comparado la previsión de consumo de marzo antes de la medida con el dato observado, de forma que la diferencia entre uno y otro puede achacarse al impacto de la medida.

En base a este análisis, puede concluirse que la limitación de la velocidad a 110Km/h ha traído consigo un ahorro de combustible de 137.000 toneladas.

Como la medida entró en funcionamiento el 7 de marzo, es decir, solo ha estado 24 días en vigor, extrapolando a un mes completo, se ha conseguido un ahorro de 177.000 toneladas de combustible.

Para calcular el ahorro en el consumo, han comparado el dato real con una previsión previa, realizada no se sabe cuando ni cómo.

Lamentablemente, no he sabido encontrar cómo ni cuándo hicieron esa previsión de marzo. Tampoco sabemos las previsiones que han hecho para el resto de meses. Ni sabemos cuál es el porcentaje de acierto que suelen tener en estas previsiones...

En cualquier caso, si damos por buenos estos números, es fácil demostrar su incorrección mediante la reducción al absurdo, como cuando veíamos que cada vehículo debería recorrer 226 km diariamente para que cuadrasen los datos del ministerio. Veamos:

Según la nota de prensa, se ahorraron 137.300 tep en los 24 días de marzo. Extrapolando, eso es equivalente a que los vehículos recorriesen 348.017 millones de kilómetros en un año a 110 km/h...

Según los datos del ministerio, se deben recorrer 348 mil millones de km para conseguir el ahorro anunciado.

Este cálculo admite poca discusión, ya que utiliza sólo 3 datos que están meridianamente claros: El número de días del año, la densidad energética de la gasolina y el gasóleo, y la propia estimación de ahorro realizada por el Ministerio de Industria...

Sin embargo, ese resultado es inasumible. 348 mil millones de kilómetros son muchos kilómetros. Según el Anuario de Fomento, el conjunto de vehículos sólo recorren unos 253 mil millones de kilómetros en un año:

Longitud total recorrida en el conjunto de las redes de carreteras por tipo de vía.

Es decir, aunque absolutamente todos los coches y camiones fuesen constantemente a 110 Km/h no se podría alcanzar el ahorro que se dice.

Cada día estoy más indignado con esta clase política, y también de los medios de comunicación. De un periódico yo esperaría que informase, que investigase, o que incluso opinase. En su lugar, tenemos una prensa que en gran medida se limita a transmitir declaraciones y notas se prensa (del Gobierno, de la oposición, o de quien sea):

No todo son críticas. Veo un ejercicio de transparencia muy interesante en la publicación de todos estos datos públicos, tanto la justificación de los cálculos que realizan (por descabellados que sean), como el trabajo de CORES y otros organismos en recopilar y dar acceso a estos y otros datos...