En Business Intelligence, ¿Caballo grande ande o no ande?

Usabilidad
domingo, 5 de julio de 2009

Quién le iba a decir a Sancho Panza que aparecería en un blog sobre Business Intelligence.

"Caballo grande, ande o no ande"es un refrán medieval que empleaban los agricultores que necesitaban la fuerza de estos animales para su trabajo en el campo. Los caballos grandes eran más fuertes y podían arar la tierra mejor que un buey y sobretodo transportar más carga del campo a la ciudad.

¿Se puede aplicar este dicho en el mundo del Business Intelligence? Yo creo que no, y como saber refranes poco cuesta y mucho vale, os digo otro que nos puede ayudar a tomar una mejor decisión:“Más vale maña que fuerza”, o este otro:“Más vale asno que me lleve que caballo que me derribe”.

Los grandes proveedores Business Intelligence presumirán de ser líderes, y de tener los mejores productos, e insinuarán que adquirir el producto de un proveedor de segunda fila es un riesgo en cuanto a la continuidad de la herramienta o el soporte que puede ofrecer el pequeño proveedor. Sin embargo, la experiencia no nos dice eso, y ningún gran fabricante tiene las manos limpias en estos aspectos. También presumirán de la integración que ofrecen sus suites y todo eso. Pero del dicho al hecho hay mucho trecho.

En el ámbito del reporting corporativo Business Objects, Cognos y Microstrategy realmente tienen muy buenos productos desde hace años y nadie ha podido robarles cuota de mercado. Sin embargo, existen unos cuantos productos “pequeños” que ofrecen características comparables (o incluso mejores) en el área del análisis OLAP, de los dashboards, y de los cuadros de mando.

Un consejo; si quieres lo tomas y si no lo dejas. A la hora de decidirse por un software de Business Intelligence debe primar el producto por encima del proveedor. Compra un producto, no el proveedor. Si el producto es bueno, innovador, y pertenece a una empresa que apuesta por él, las probabilidades de éxito del proyecto son superiores, e incluso es más probable que tenga una mejor continuidad y un mejor soporte.

En cualquier caso, un proceso de selección es imprescindible. Analiza tus necesidades y las funcionalidades de cada producto. Debes evaluar y decidir, porque si pones lo tuyo en consejo, unos te dirán que es blanco y otros que es negro.

He encontrado un artículo de BARC titulado "Compre producto, no proveedor" que precisamente reflexiona sobre esta cuestión. Entre otras cosas interesantes dice:

Mayor no siempre significa mejor. Esto también es cierto en el caso de los proveedores de software. En proyectos de selección de software, la seguridad de la inversión resulta ser considerada como un criterio de gran importancia en la decisión sobre un fabricante determinado. Especialmente en el caso de proveedores de software pequeños, los clientes temen su insolvencia o adquisición por un competidor, que implicaría la necesidad de nuevas compras o proyectos de migración costosos. Tan comprensible es esta preocupación, como equivocadas son las conclusiones que sacan frecuentemente las personas con poder de decisión en el área de TI en una empresa […]

Ningún gran fabricante tiene las manos limpias con respecto a la continuidad de sus productos. IBM paró el desarrollo de sus herramientas de Business Intelligence y del DB2 OLAP Server (y no solo los componentes OEM, sino también la parte desarrollada por IBM); Oracle muestra actualmente una ruptura en su catálogo de productos integrando los frontends de BI recientemente adquiridos de Siebel. Asimismo, Microsoft dejó desaparecer del mercado el Data Analyzer adquirido en 2001.

Los usuarios tendrían que tener en cuenta también que supuestos fabricantes “grandes” pueden ser adquiridos por competidores todavía más grandes o fusionarse con otros. En caso de que IBM, Google o Microsoft adquiriera por ejemplo a SAP —lo que es absolutamente imaginable— ¿seguirían desarrollando los componentes de software que no forman parte de los productos clave para Enterprise Resource Planning (ERP)?

A buen entendedor, pocas palabras bastan.