Excel me parece una maravilla

Spreadmarts
viernes, 11 de septiembre de 2009

No. La frase no es mía.

Diablo BI afirmando que Excel le parece una maravilla

Y no me la tatuaría en el brazo. La he leído en el blog de un consultor y que por su intertés reproduzco íntegramente:

A Microsoft se le critica casi como deporte no nacional, sino mundial. Su software es malo, su posición es monopolística, tal, cual… pero me gustaría romper una lanza a su favor por haber desarrollado una maravilla como Excel.

No sé cuánto de otros habría en Excel. No sé si se habría basado en otras hojas previas (Lotus 1-2-3 y similares), o si se la han inventado ellos. Pero el hecho es que ahí está, como estándar de facto en materia de hojas de cálculo. ¡Y qué estándar!

De Excel me fascina, sobre todo, su versatilidad. Tengo la sensación, al usarla, que puedo hacer prácticamente de todo con ella. Cualquier cosa relacionada con datos y cifras relacionados, gráficos, etc. Es una herramienta fundamental para el análisis, y llego a creer que cualquier funcionalidad de un paquete de software estándar puede ser reproducida (y mejorada y ampliada) utilizando Excel.

Lógicamente, no es una herramienta fácil de explotar hasta sus últimas consecuencias. La multiplicidad de herramientas y funciones que tiene hacen que, para un “novato”, resulte complicado avanzar. Además, para utilizar la hoja de cálculo, hace falta pensar como ella, organizar la información de la forma adecuada y entender cómo la va a tratar, porque si no puede llegar a ser un caos. Desde luego, nada que se pueda poner en manos de la gente que quiere, simplemente, darle a un botón y “ya está”.

Pero para quienes, como yo, disfrutan explorando nuevas funciones, planteando de qué forma se pueden resolver los problemas que van surgiendo, adaptar las soluciones a las necesidades concretas y detalladas que cada uno tiene… esta herramienta supera con creces cualquier paquete con opciones “predefinidas”. Por muchas que traiga, siempre podrás hacerte el traje más a medida.

Claro, los defensores de la estandarización (que entiendo que también tiene sus ventajas, desde la facilidad de uso a la integridad de soluciones entre distintos usuarios) dirán que Excel es el demonio con cuernos. No sé, puede ser. Pero este demonio me permite sentirme poderoso.

Este enamorado del Excel destaca la versatilidad de la herramienta y su potencia. Observad como no menciona su facilidad de uso. Yo añadiría alguna otra cosa:

  • En comparación con las herramientas BI, el Excel aporta la posibilidad de completar el informe con datos que no se encuentran en los sistemas informáticos de la compañía.
  • Todo el mundo lo conoce. Es fácil compartir el informe Excel con cualquier compañero, cliente, o proveedor. Incluso el Director General puede abrirlo y analizarlo tranquilamente, y no debo preocuparme si tendrá una cuenta de usuario o los conocimientos necesarios sobre la suite de BI de turno.
  • Existe otra diferencia que solemos olvidar y que creo que resulta clave para entender su éxito: Excel no es una aplicación web, es una herramienta de escritorio que aprovecha toda la potencia de los "desktop" de los usuarios, eso le otorga una velocidad y una usabilidad inimaginable aún en una aplicación web. Excel no se cuelga. Es rápida. No se pierde tiempo accediendo a un portal web, conectándome, navegando, y confiando que otros usuarios no estén compitiendo por los recursos del servidor web...

Todas las compañía de BI presumen de su "integración con Excel" y en la mayoría de las ocasiones eso quiere decir que los informes generados se pueden exportar a Excel. Una verdadera integración requeriría más, en mi opinión. Se debería poder desarrollar el informe directamente desde el Excel, y la información que se introdujese en el Excel se debería almacenar en una base de datos para su posterior explotación. Vaya, vuelvo a estar hablando sobre los "spreadmarts"...